Búsqueda en nuestras recetas

9 feb. 2009

Pimientos del piquillo rellenos de setas y gambas

Es una de mis receta estrella y mi experiencia me dice que le gusta hasta a aquellos que dicen que no les gustan los pimientos. Como muchas de las recetas familiares está basada en una receta de mamá y ha ido evolucionando con el tiempo. Empezó con un pobre (y bastante seco para mi gusto) relleno de atún y huevo cocido para convertirse en un plato jugoso y sofisticado
Ingredientes:
  • 1 lata de pimientos del piquillo
  • 1-2 bandejas de setas (champiñones también valen)
  • 1 buen puñado de gambas (o langostinos)
  • aceite de oliva
  • aceite de girasol (para freir los pimientos)
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla (sacarla antes de rellenar los pimientos para evitar sorpresas)
  • 2 huevos
  • pan rallado
Para la bechamel:
  • Aceite de oliva suave (se puede hacer con mantequilla también)
  • harina de trigo
  • leche entera
  • 1 cucharada de nuez moscada
  • 1 pizca de sal
Preparación:
Preparo la setas al ajillo bien picaditas (con la guindilla) y cuando ya estén medio hechas le añado las gambas también picadas y las sofrío unos minutos. Escurro las setas con las gambas para eliminar el exceso de aceite y las reservo en un bol.
Preparo entonces la bechamel:
Cubro el fondo de un sartén mediana con aceite y echo unas tres cucharadas de harina y la sofrío hasta que esté doradita. Es importante que el fuego no esté muy alto para no quemar la harina. Cuando está dorada le añado un vaso de leche que habré calentado ligeramente en el microondas para evitar que se hagan grumos. Remuevo constantemente hasta que esté espesa y una vez lista le añado la sal y la nuez moscada. No debe quedar muy líquida para que sea más fácil rellenar los pimientos.´
Cuando la bechamel esté lista le añado las setas y las gambas y lo mezclo todo con una cuchara de madera.
Dejo enfriar un rato la mezcla y luego relleno los pimientos con cuidado para que no se rompan. Los cierro con un palillo y los rebozo en huevo y pan rallado.Una vez rebozados los frío y los voy colocando sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. A mí me gusta servirlos calientes para que la bechamel conserve su textura cremosa.
Como acompañamiento suelo poner flanes de arroz blanco cocido con cardamomos y espolvoreados con perejil picadito. El contraste del rojo del pimiento, el blanco del arroz y el verde del perejil da un resultado muy vistoso.
Variaciones
Como siempre hay posibles variaciones dependiendo de los gustos de los invitados. Se pueden sustituir las setas por nueces picaditas, o las gambas por trozos de pollo u otra carne.
¡Para chuparse los dedos!

No hay comentarios: